Diario de Viaje – Cascada del Águila

Diario de Viaje – Cascada del Águila

Quien elija nuestras Sierras para vacacionar no puede decir que efectivamente estuvo en las sierras si no se introdujo en ellas aunque sea un poquito. Podemos recorrer en auto hermosos caminos serranos con vistas únicas y paisajes increíbles, pero caminar por las Sierras de Córdoba nos depara otras sorpresas y tesoros. No hay pueblito en el valle que no tenga algún circuito para internarnos por senderos naturales que nos permiten vivenciar las sierras de un modo diferente, no sólo contemplarlas, sino sentir su esencia, sus aromas, sonidos, colores, relieves y misterios. Santa Rosa de Calamuchita posee uno de los circuitos más interesantes para descubrir los secretos serranos. La Cascada, es sin dudas una excelente opción para compartir en familia una salida de aventura. A pesar de ello, me llevó un buen tiempo decidirme a conocerla, tal vez por buscar siempre lo desconocido, lo agreste y lo inaccesible, me costaba poner atención en un paseo que figuraba en todas las guías turísticas de Santa Rosa y que a priori no ofrecía nada muy interesante. Hasta que un día recibo un llamado de Germán, un ex alumno de la carrera de turismo que solicitaba mi ayuda para realizar un relevamiento del paseo para realizar un plan de mejoras del mismo. De esta manera, una mañana fresca de principios de primavera nos encontramos a la entrada del camino que se dirige a La Cascada, sobre ruta 5 a pocos metros del Hotel Yporá, aquel en el que se alojó en alguna oportunidad Evita con motivo de encontrarse filmando una película por la zona. A poco de andar, un gran portón nos cerraba el paso, pero Germán tenía la llave del candado por lo cual no tuvimos mayores inconvenientes en pasar. Hay que tener en cuenta que el acceso está restringido en ciertas épocas y horarios, por lo cual conviene consultar antes en la oficina de turismo local. A orillas del camino comienzan  a aparecer las especies típicas del bosque serrano, sobresaliendo los molles de beber, talas, piquillines, cocos, chañares y espinillos. De pronto un toctoc llama nuestra atención. Se trata de un pájaro carpintero que busca su alimento en algún tronco de la zona. Sigilosamente continuamos en procura de avistarlo, lo cual sucedió unos segundos después. Para nuestra sorpresa, se trataba de una hembra de carpintero negro, una especie difícil de ver y amenazada debido al retroceso de nuestros bosques nativos. Pero no sólo fue maravilloso poder avistarla, sino que posó para nuestras cámaras por largo rato. Ya con el ánimo bien en alto proseguimos nuestro paseo pasando por el costado de la confitería el Águila que posee una espectacular vista del valle, cuyo propietario de origen suizo es el dueño de parte de estas tierras. El camino de autos se convierte ahora en un sendero bien marcado que se interna en un bosque cada vez más intenso. Decenas de aves se dejaban ver o escuchar por lo cual la caminata se hacía lenta en busca de alguna captura fotográfica. Luego de unos minutos llegamos al “bosque enredado”, un sector donde los árboles se ven envueltos en cientos de enredaderas principalmente de sacha huasca, muy utilizada por artesanos que con sus tallos leñosos y flexibles realizan hermosos trabajos de cestería. A pocos metros nos encontramos con un pintoresco arroyito serrano, el cual deberemos sortear en reiteradas ocasiones. Sin darnos cuenta nos internamos en una importante quebrada, con las laderas a ambos lados cubiertas de bosques, donde sobresalen en esta época por su follaje rojizo los orco quebrachos o quebrachos colorados del cerro, siendo este lugar el relicto más austral de la especie. Una bifurcación permite continuar por el alto si se toma a la izquierda o bordeando el arroyo si seguimos por la derecha. Conviene tomar la primera opción a la ida y regresar por la otra. Finalmente llegamos hasta la Cascada, un salto de agua de 6 metros que forma a sus pies una hoya de agua cristalina donde nos refrescamos luego de la caminata de aproximadamente 45 minutos. Compartimos unos ricos mates antes de emprender el regreso, en mi caso especialmente feliz por los descubrimientos logrados y ya con la idea de regresar nuevamente en busca de otros tesoros que nos regala la naturaleza.

Arroyo Loyola Camino a la Cascada Carpintero Negro 2  La Cascada en Santa Rosa de Calamuchita

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Yaniba

    Hola buenos días me gustaría saber como hago para comunicarme para saber más de esta caminata

  2. Andres

    Excelente relato… tienen idea como se puede llegar a a entrada al sendero en coletivo? Gracias

  3. perezweb

    Hola cómo estás.La entrada para la Cascada está a sólo dos cuadras de la terminal de omnibus de Santa Rosa, cualquier micro que llegue a Santa rosa pasa por la terminal, de allí preguntá para volver esas dos cuadras hasta la Ruta 5, la cruzas y a media cuadra hacia la izquierda si salistes por calle Llanos, vas a ver el cartel de entrada al sendero de la Cascada. Exitos!! Saludos. Diego

  4. Raul

    quisiera saber como llegar a la cascada. Si cerca hay lugar para almorzar.

Deja una respuesta